jueves, 6 de junio de 2013

Argo (2012)

Una línea roja muy delgada

Parafraseando una película bélica de Terrence Mallick, en las películas de suspenso bien trabadas, de esas que van alcanzando toda su temperatura hasta el momento culminante, en que quedas maniatado a tu asiento y a la pantalla, se está siempre orillando una línea roja muy delgada entre el terror de lo que está por sucederles a las víctimas (o a los héroes), o el alivio de ver que pueden seguir hacia adelante para salvarse. Paso a paso, sin morosidad, como bien haría Hitchcock. Aunque éste se mostraba más interesado por los dramas individuales y psicológicos. Lo socio-político era un mero contexto.
Argo  Los invitados por poco tiempo
Dos países que se aborrecen

Aquí, por el contrario, se nos muestra con arrolladora contundencia el odio irreconciliable entre dos países, donde Irán fue traicionado. Un drama colectivo contra los enemigos de una Revolución presuntamente beneficiosa.
Estados Unidos y el Reino Unido, con tal de recuperar los recursos petrolíferos que se habían nacionalizado, consintieron en armar un Golpe de Estado contra un gobierno con perspectivas democráticas en 1953 para imponer al terrible Sha Rheza Pahlevi. Luego de que el Ayatollah Khomeini lo derrocara en 1979 cuando el Sha quiso “occidentalizar” al país, lo refugiaron en los EEUU sin extraditarlo,  donde poco después murió de cáncer. Había tanto oro en el avión que casi no puede despegar- acota alguien.
El maldito sha Rheza Pahlevi

Todo país desea que se respete su identidad, no que se le imponga una. Sus cambios deben venir por iniciativa propia, no forzados desde fuera. Así, lo occidental resulta amenazador, porque ya tuvo la mala experiencia y sabe que implica atiborrarlo de empresas americanas y convertirlo en una colonia.
Argo - Irán - Fanatismo y ancestralidad
La gente habla mal de los árabes, pero siguen las características de las culturas antiguas. Se aferran a lo religioso y a lo medieval, a lo épico y legendario.
La falta de avance tecnológico y científico y de bienestar social provoca una intensa búsqueda en lo mágico y en lo sobrenatural. Se resalta el cumplimiento de las normas y los valores morales porque se teme al castigo divino y a su representante en la Tierra, ya sea el Sha, o una autoridad islámica.

Son regímenes autoritarios porque la mayoría no tiene acceso a las oportunidades, y no obtuvo las competencias necesarias como para poder enfrentar al poder. Terminan dependiendo de unos pocos, con una distribución de la riqueza vergonzosa. Fáciles de corromper y de colonizar, son sociedades que no evolucionan, que quedaron ancladas en el tiempo. Es el drama del Tercer Mundo.
Argo - Consecuencias fin del imperio turco.

Lejos de Europa, Irán fue conquistado por los musulmanes, cultura muy brillante en su tiempo. Pero no pudieron incorporar a la Revolución Industrial y la democracia. Los otomanos les cerraron el paso. Occidente aprovechó la ventaja para volverse imperialista y despedazó al Imperio Otomano en la Primera Guerra Mundial.
Pero lejos de cumplir sus promesas con los árabes, formó protectorados bajo su control en el Cercano Oriente. Y también apetecían el petróleo de Medio Oriente y mantener el canal de Suez.
Argo - Irán - Petróleo sangriento
El sionismo fue lo único que defendió, para contar con un enclave aliado en Israel, que los necesitaba para poder reprimir a los palestinos, descontando que la URSS se ponía del lado contrario.
Argo - Sionismo - Irán - Alianzas complicadas

La cultura frívola y la cultura de la venganza

Le contrapone la cultura del país poderoso, próspero, con un sistema democrático pero discutible, consumista y que también tiene su costado superficial. Que funciona con libertades básicas respetadas, dentro de un margen que nunca será del todo limpio porque somos humanos.
Gran parte de su desarrollo lo consiguió a costa de otros (como todo el mundo, pero ellos tuvieron una fortuna muy especial). Sobre todo cuando se trata de su propio territorio. Y por eso la ciudadanía puede vivir pensando más en sus problemas personales que en si va a seguir vivo al día siguiente o tener miedo.
Argo - Los afortunados - New York

Del otro lado, encontramos a un país sistemáticamente atrasado, radicalizado por el odio, la miseria, el hambre y la muerte. Al cual la historia nunca le brindó otra oportunidad.  Un blanco fácil.

Argo - Irán - Odio y ceguera

El costo de las ventajas políticas y petroleras acabó en esos invitados enclaustrados. Y reconozcamos que cuando se hace la guerra, siempre se hace en nombre de un Dios benévolo y piadoso, (donde los americanos pueden decidir si ser ateos o no), pero siempre me va a tener que ayudar a mí porque soy yo el que tiene la razón. Así lo decía Tolstoi en La guerra y la paz, durante las procesiones que tanto rusos como napoleónicos rezaron antes de la batalla.

Las víctimas

Nos enfocamos en un pequeño grupo de seis americanos, ayudados por un ex agente de la CIA y el embajador canadiense. Les llevan a un extractor, un especialista en rescates, que se encuentra de golpe con la misión más difícil de su vida por decisión de Jimmy Carter.

Argo - Fugitivos - Las ocurrencias de la suerte

Estas personas tenían acceso a la salida trasera donde gestionaban las visas. Son el cónsul, dos matrimonios y alguien que se dedicaba a vender tractores. En tanto que 52 rehenes sufrirán una terrible pesadilla durante 444 días.

Argo - Entrando al Panteón de la CIA

En un trance sangriento, por tanto dolor acumulado, los diplomáticos pasan de ser empleados a traidores y espías, que deben pagar por errores del pasado que costaron demasiado caro y por cuyas presuntas decisiones resultan culposos. No son del todo inocentes. Obedecen órdenes, y eso los marca.

Algo distinto para Ben

Argo - Soy responsable por esas personas

Es enero de 1980. Un Ben Affleck adulto, barbudo y cuarentón, deja de lado sus papeles de galán porque esta vez lo dejan, para encarar un proyecto en serio. Cuidadoso en los detalles, con un buen manejo de los silencios, escenas realistas, personajes delineados y bastante rigor histórico. Encontró la película de su vida, probablemente nos depare otra sorpresa en el futuro. Su interpretación es correcta.

Argo - Rescate - Medidas imprevisibles

Siendo un perfecto extraño, en la reunión pergeñada en la CIA, acapara la atención de todos cuando les dice: -Una extracción es como un aborto. No quieres que te suceda, pero si es necesario no puedes hacerlo tú mismo.

 La opción Hollywood: Argo

La opción Hollywood usa como coartada la presunta filmación de una película de ciencia ficción, cuyo imaginario deriva del taquillazo de La guerra de las galaxias. Los productores elegirían a Persia por su exotismo. Así, con sellos falsos en pasaportes canadienses hace pasar por miembros de la producción a quienes tiene que salvar.

Argo - Hollywood - La farsa está en marcha

La idea se le ocurre al mirar una película de la saga de El planeta de los simios, donde una raza superior enmascarada de aspecto primitivo, sojuzgó a la raza humana. ¿Acaso no son los vencedores quienes pueden mantener la máscara puesta?




Toda farsa termina en tragedia o a la inversa


Argo - Guerra Fría y Tercer Mundo
Argo - Las máscaras del devenir humano


La Farsa

Al iniciar los preparativos hay como una sub-película, para armar la base donde apoyar lo que sigue después. Termina siendo un ejemplo más de cine dentro del cine, donde de paso se parodia a esas pésimas películas fantásticas de serie B, y se habla bien mal de Hollywood. Termina parodiándose al mismo negocio cuando expone la charla con un maquillador: “Ser el pez grande sin hacer nada… Vas a encajar.” Todo es tan mediocre y excéntrico.

Luego buscan el asesoramiento de un productor de renombre. Resulta gracioso cómo éste pinta la situación en base a mitos y series exitosas de la época. Meter un 007 y salvar a la familia Brady, por ejemplo. Y tienen que buscar un libreto apropiado.

Argo - Esto puede servir.

El más sarcástico de todos es el diálogo donde negocian con el escritor para comprar un guión que nunca le interesó a nadie, hablándole de las tramoyas de los sindicatos de actores para bajar el precio. El escritor nunca sabrá cuál es el asunto que tienen entre manos. El guionista quiere subir el precio, inventando ofertas más interesantes o denigrando al director. –Oriné con él cuando entregaban los Globos de Oro –comentará el director después.

Interacción entre ficción y realidad

Los dibujantes idean los storyboards. Como los presentados al principio para explicar la historia real. Historia y ficción intercambian sus roles continuamente. La bruja galáctica resulta ser la ex mujer del director.

Luego, convocan a la prensa para presentar la película falsa. Propaganda comercial versus la atroz propaganda política que exhibe Irán con rehenes de caras vendadas, torturas y fusilamientos reales o simulados. Mientras leen el guión en Los Ángeles, lo dicho trasluce lo que está pasando en realidad.

Argo - Storyboards: La mejor arma



-El mundo ha cambiado.

-El fuego de la esperanza se apagó en esta galaxia hace años. 

-Dicen que es un campo gravitacional tan fuerte que mataría a cualquiera.

-Mi esposo no es cualquiera. A bordo de Argo está mi esperanza, mi esposo,

mi héroe…


Argo - Embajada de USA en Teherán
Teatro del horror: Simulacros de fusilamiento
Cuando le preguntan qué es Argo, responden, fastidiados: Argo, ¡vete al diablo! La mejor mala idea que tienen. No importa elaborar demasiado la excusa. Me causa gracia cuando en el Departamento de Estado, su jefe le dice que los que van a autorizar el proyecto son como los viejos de los Muppets.
Argo - Muppets - What is your idea?

2.   La tragedia

La segunda parte es la verdadera película importante dentro de la película, el núcleo central. Su viaje a Irán, sacando antes la visa en Estambul. Ahí conversa con un agente dentro de la imponente Mezquita que fuera la Catedral Bizantina de Santa Sofía. Luego viaja a Teherán, nevado entre las montañas. Con muchedumbres agolpadas, callejuelas, casas viejas, laberintos que te sorprenden con ejecuciones diarias y ahorcados pendiendo en el aire de las grúas de construcción.

Argo - Ensayo para una fuga desesperada

Cómo mentir, soportar el miedo, los tres controles del Aeropuerto, hablar con la Guardia Revolucionaria. El guión de la película importante son sus biografías falseadas, los sellos camuflados por Tony Mendez, que se hace llamar Kevin Harkins.

El cuento es lo único que tienen entre ustedes y esa arma- les dice. Fue suicida. Increíble, el éxito.  Hicieron historia, dirá alguien. Tal vez porque se trató de una coartada muy elaborada y extraña, que ofuscó a la Guardia.
Argo - La camioneta y la ratonera

Después de recibir la aprobación del Ministerio de Cultura, se exponen, visitando el Gran Bazar, donde alguien se ocupa, sin que ellos lo noten, de fotografiarlos porque buscan a los que faltan. Antes de llegar, al salir de su refugio, a duras penas, la camioneta logra pasar entre una manifestación que los observa con odio y golpea las ventanillas. Otra camioneta idéntica y ajena se verá después, incinerándose toda la noche.

Argo - El Gran Bazar de las trampas
En la feria, uno de los puesteros les pelea porque una de ellas sacó una instantánea con Polaroid sin pedirle permiso, y odia a todos los americanos porque la policía del Sha le mató a su hijo. Con sólo verles, se nota que son americanos o algo parecidos. Además así, dejaron otro cabo suelto: sus caras en las fotos. Si algo sale mal, los decapitarán en la plaza.


Argo - Regateando el miedo
¿Los occidentales somos mejores?

¿Usted de veras cree que somos mejores? En 1793, la guillotina no paraba de funcionar. Y la 2º Guerra Mundial dejó 80 millones de muertos donde lanzaron dos bombas atómicas sobre Japón.

Argo - Guillotina para Antonieta
Superadas las épocas de caos, recién ahí podemos ponernos una máscara de civilización, que no puede refrenar del todo nuestra intrínseca animalidad. Somos animales, me dijo hace unos años, una amiga que había trabajado en una compañía de seguros y había sido traicionada por sus dos maridos, que se buscaron mujeres más jóvenes.


Argo - Programa nuclear
Si esto no acaba con la guerra, no lo acaba nada.

Antes de la Revolución Industrial y de los avances científicos, en Occidente aparecen las mismas obsesiones y pautas o creencias fundadas en una revelación ancestral y nunca corroborada.




 Historias, Mitos, Religión, autocracia, feudos, siervos, mujeres sin derechos. Justicia arbitraria, terribles castigos y prisiones (¿Inquisición?), decapitaciones, ejecuciones en plazas públicas, pobreza, hambrunas, guerras con países vecinos, y una clase alta detenta todo: el poder, la tierra, la riqueza, el cobro de impuestos…

Los niños obreros encuentran una punta

Provoca congoja ver a los niños obreros, sumisos, inocentes, juntando las tiras dejadas por las trituradoras de documentación para formar las caras de los que faltan, como si jugasen al peor rompecabezas de su vida.

Argo
Se necesitan empleados pacientes
Argo - Cartel

Tan distintos de los niños americanos, que creen vivir en el país perfecto, con que sólo es cuestión de matar a unos cuantos estudiantes que tomaron la Embajada como harían en el colegio de Columbine contra sus propios compañeros más de 20 años después.

Esos rompecabezas armados con ardua paciencia, resultarán ser una punta del cabo suelto que dejaron, la otra punta son las fotos que les tomaron en el bazar. Cuando ambas puntas sean unidas por la misma persona, ya estarán perdidos.


Argo - Khomeini - Gran Hermano
 Ver la cara de Khomeini  a cada momento es como ver al Gran Hermano en 1980. Otro culto a la personalidad. Como Stalin, Lenin, Mao, Hitler, Mussolini, los reyes. De las más diversas ideologías. Todo pasa a depender de un hombre que lo puede todo. Es lo que sucede en las autocracias.

Juego con el espectador

Como en toda película que se respete, las cosas se ponen favorables recién a último momento, cuando todo parece perdido. Jugando todo el tiempo con la peor sincronización posible, para mantener angustiado al espectador.
Televisores que se sintonizan sólo en el aparato, teletipos y teléfonos con voces encriptadas, hacen el resto. Mientras, es una ironía que los persas coman pollo frito en una cadena de comidas americana, o miren El Crucero del Amor por TV.

Argo - Aeropuerto de Teherán - Llegó el momento
Está muy bien el empleo de los silencios o de usar sólo sonidos de la escena en sí, sin banda sonora. Por ejemplo, la toma de la Embajada por los estudiantes es una secuencia magistral. Después, nos muestra un Washington emblemático, neblinoso y solitario por el luto.

Idioma críptico

Algo que le da una gran fuerza a la película es no haber caído en la tentación de subtitular lo que hablan en persa. Esto crea un efecto de angustia y ansiedad exasperantes. No entender lo que se dicen. Si es un insulto cuál es. Logra el efecto más obsceno de todos, como cuando en el bazar un iraní le dice algo a la más bonita del grupo. ¿Qué le dijo?
Argo - Arabe - ¿Me entiende? 

Hasta crispa a los vigilantes cuando les exigen que se vayan, y ellos no les entienden. Tampoco no nos permite saber enseguida si el ama de llaves los delató, cosa que no hizo y por eso debió huir enseguida a Irak en autobús.

Soy responsable por esas personas

A último momento la CIA decide cancelar la operación porque han dispuesto un rescate militar, lo cual es una muerte segura para todos. El extractor desoye las órdenes y prosigue. No le hace caso a su jefe cuando le dice que su deber es cumplir las órdenes.

- Soy el responsable por esas personas.
Los invitados, entristecidos piensan: -Se retrasó.


Argo - Washington - Recen por nuestros rehenes



Argo - Carter y sus Derechos
Humanos - ya no es popular


Desesperados, llaman a la Casa Blanca con una excusa (inventan un problema con los chicos en la escuela del miembro del Gabinete que se ocupa del asunto) y el Presidente confirma la reserva de boletos a Ginebra a último momento. A tal punto que aparecen cuando la empleada del aeropuerto lo intenta por segunda vez.

¡Sí, que juegan con nosotros! Y no podía faltar el detalle de la camioneta que los lleva al avión y no puede arrancar...

El tercer control

El invitado más pesimista (porque era el más inteligente) resulta ser el mejor actor de la farsa a prueba de nervios. El inteligente puede analizar mejor los riesgos, pero eso no sirve de nada si no hay ninguna otra opción ni tenemos la bola de cristal. Quizás sirva más el coraje y la convicción con que se hace lo que hay que hacer.
Como es el único que conoce el idioma y ya las cartas fueron jugadas, logra convencer a la Guardia con los storyboards, que les dejan de regalo y porque pueden confirmarlo (de milagro, por supuesto) cuando atienden en el estudio cerca de Los Ángeles, que presuntamente ya tenía que estar cerrado.

Argo -  Aeropuerto de Teherán - Guardia Revolucionaria
Ofuscando con dibujitos

 Los guardas miran los storyboards con gracia e interés, porque además son un reflejo de su propia vida. Y las imágenes expresan más que las palabras de un idioma extraño.
A último momento, se unen ambos cabos. Se comparan las fotos y van a capturarlos a la casa del  embajador canadiense, y ahí descubren que huyeron. Pero los invitados ya están a bordo y el avión carretea por la pista. Los camiones con hombres armados y las patrullas no logran detenerlos. Y llegan tarde a la torre de control, que por seguridad no puede distraerse con otras cuestiones.
Argo - Celebraciones

Cuando en el avión les permiten tomar alcohol, ya saben que acaban de abandonar el espacio aéreo iraní. Y es lo mismo que decir: Nos fuimos del infierno. Ahora podemos celebrar con champaña.  Y el que no podía confiar en él, le da las gracias a Tony en el avión, de una forma tan contenida, que no podía ser mejor. El pasaje entiende y los mira con simpatía y solidaridad.

Sentido de Redención

Le otorgan el mayor galardón: la Estrella de Inteligencia, de forma confidencial. Canadá se lleva todo el crédito para que no maten a los rehenes. ¡Gracias, Canadá! Cuando Tom va a ver a su hijo, su ex mujer no emite palabra. Lo ve llegar, abre la puerta y se limita a abrazarlo. Esa es su única aparición en la película. Recurso valorable: economía sin sentimentalismos.
Argo - CIA - Información clasificada
Desechando souvenirs

El final nos cuenta el fin feliz. Irán liberará a los rehenes recién un año después. La hazaña de su vida logra reconciliarlo con su mujer en Maryland. Cuando el caso es desclasificado, Clinton le devuelve la medalla. Cuando entrega el material, se queda con un recuerdo guardado, sin decir nada, en la maleta: otro storyboard. ¡Qué otra cosa podía ser!

Maniqueísmo o escala de grises

¿Propaganda yanqui? Bueno, admite errores del pasado. Pero desconocemos qué no se dice. El siguiente enlace cuenta la verdadera historia. Y le da todo el crédito a Canadá, en vez de a la CIA.

La verdadera historia

Fotogramas

El momento para filmarla no podía ser mejor. Irán ha sido para Estados Unidos un buen dolor de cabeza hace más de 30 años, y ahora tiene planes nucleares.
En una guerra, el maniqueísmo es la peor manera de pensar, es una forma simplista que empeora las pasiones y es falsa.

Argo - Otro cartel


De considerarnos divididos en buenos o malos, en cambio la realidad es una escala de grises, un degradé con muchos matices donde nadie resulta del todo purificado.

Argo - Blanco o negro


Si fuera todo blanco o negro, toda guerra y exterminio tendría razón de ser. Pero alguien dijo que nadie tiene razón o todos la tienen (lo leí en algo que escribió Borges, creo que en Los Evangelios Apócrifos). No puede ser tan fácil de comprender. Ese es el peligro del reduccionismo. Convencer a favor de los intereses de un grupo, mintiendo para simplificar las cosas, usando prejuicios.




Publicar un comentario